Adeiny Hechavarría. (Lynne Sladky/AP)

MIAMI - Adeiny Hechavarría ha chocado con la mala suerte en las últimas semanas en el plato, pero su elevado profundo al jardín central el lunes fue un indicio de cosas buenas para el cubano.

El martes, el torpedero dio cuatro hits-igualando la mayor cantidad de de su carrera para un partido-y el miércoles se fue de 4-2 para subir su promedio de .262 a 276 en dos días. Todo eso fue como segundo bate en la alineación de los Marlins.

"He hablado de él y lo que visualizo para Hech en algún momento es que batee segundo", dijo el manager del equipo de Miami, Mike Redmond. "Creo que vieron eso y lo emocionante que puede ser verlo jugar si es paciente en el plato y ve buenos pitcheos para batear. De esa manera puede hacer mucho daño".

Ahora Hechavarría lleva 18 hits en sus últimos 42 turnos.

"Me he sentido bien en el plato en esta semana, manteniéndome por el medio", dijo el oriundo de Santiago de Cuba. "Siento que puedo mejorar si sigo haciendo eso".

A partir del 11 de mayo, Hechavarría bateaba .281 con porcentaje de embasarse de .320. Pero desde esa fecha hasta el martes, tuvo promedio de .239 con 18 ponches y un solo extrabase. También durante ese trecho, su porcentaje de embasarse de .248 fue el peor entre los jugadores de los Marlins que acumularon al menos 50 visitas al plato.

El paracorto de 25 años tuvo problemas similares en junio del año pasado también. En dicho mes, se fue de 94-22 y tuvo un solo extrabase. Aunque se encendió en julio al batear .324, enla segunda mitad de la temporada tuvo promedio de apenas .211.

"Creo que el año pasado quería hacer demasiado, impresionar a la gente", dijo Hechavarría. "Creo que ésa es una de las cosas que me afectaron. Tienes que hacer lo que estás acostumbrado a hacer. Entonces, creo que ésa fue una de las cosas que me pasaron".