Aroldis Chapman. (Morry Gash/AP)

CINCINNATI, Ohio -- El cerrador de los Rojos, Aroldis Chapman, realizó 25 lanzamientos durante la práctica de bateo del martes, aprobando su último examen antes de comenzar una estadía de rehabilitación en las Ligas Menores.

El cubano posiblemente lanzará para el equipo de Clase A en Dayton el jueves, en lo que será su primera acción de juego desde que sufrió una lesión en la cabeza. Se espera sea activado de la lista de lesionados después de cuatro o cinco apariciones en las menores.

"Me fue muy bien", dijo Chapman. "Todos los lanzamientos resultaron como los quería".

El zurdo fue golpeado en la frente por un batazo durante los campos primaverales en Arizona el 19 de marzo. Se le insertó una placa por encima del ojo izquierdo y la nariz para ayudar a que las fracturas sanaran. Chapman fue uno de ocho jugadores de los Rojos que inició la temporada en la lista de lesionados, la mayor cantidad en Ligas Mayores.

En ausencia del cubano, Jonathan Broxton es el responsable de cerrar los encuentros.

Chapman ha lanzado en práctica de bateo sin la malla protectora. Dijo que no le preocupa cuando ve a un bateador hacer contacto con los picheos.

"Me siento normal", comentó. "Me siento de la misma manera de lo que estaba antes de ser golpeado".

El manager Bryan Price piensa que Chapman necesita de poca actividad en las menores antes de estar listo para volver. Chapman sugirió que cuatro o cinco apariciones serán suficientes.

Chapman lanzó el equivalente a una entrada a bateadores de los Rojos, trabajando más con su cambio de velocidad y el slider.

"Sé que tengo la recta", señaló. "Siento que tengo la recta. Por eso me he enfocado en los picheos rompientes".

El jardinero Roger Bernadina vio un par de rectas en el inicio de su turno, y no pudo hacer contacto.

"No vi los primeros dos lanzamientos", dijo Bernadina.