Emilio Bonifacio. (Rick Scuteri/AP)

MESA, Arizona -- Emilio Bonifacio fue uno de los últimos peloteros añadidos al roster de los Cachorros, luego de firmar un contrato de liga menor el 15 de febrero. El dominicano ha sido el centro de atención en el clubhouse debido a su colorida vestimenta y sus largas charlas con los demás jugadores latinos.

"Estos tipos son conocidos", dijo el pitcher dominicano Carlos Villanueva acerca de Bonifacio y su compatriota José Veras, cuya presencia también se hace sentir en el clubhouse de Chicago entre los jóvenes lanzadores latinos. "Los jovencitos, [Arismendy] Alcántara y [Jeudy] Valdez, ellos idolatran a peloteros como Bonifacio. Emilio jugó en la liga invernal de su país (con los Tigres del Licey). [Los muchachos] van a esos partidos, y cuando anuncian a 'Emilio Bonifacio' en el sonido local la afición se vuelve loca.

"A pesar de que no los conoces en persona, sientes lo contrario, entonces cuando llegan al clubhouse, cuentan con cierta presencia que exige respeto y debido a la forma en que se manejan con los demás, muy extrovertidos con los muchachos, ellos conocen a todos", expresó Villanueva.

Bonifacio, quien arrancó en el jardín izquierdo el jueves, probablemente sea; el primer bate de los Cachorros cuando integre el lineup. ¿Cuál es la clave para encajar tan bien en un nuevo clubhouse?

"Siempre estoy sonriendo", destacó Bonifacio. "Trato de transmitir mi chispa a los demás".

El bateador ambidiestro ha jugado para los Diamondbacks, Nacionales, Marlins, Azulejos y Reales. ¿Se acopla tan bien en cada equipo con el que juega?

"Soy esa clase de persona - siempre trato de ser feliz y hacer mi trabajo un poco más fácil", manifestó.