Los jugadores de México celebraron en grande. (AP)

PORLAMAR, Venezuela-- México, contra todos los pronósticos, se consagró campeón de la Serie del Caribe al doblegar el sábado 7-1 a Puerto Rico.

Los Naranjeros de Hermosillo revalidaron el título conquistado el año pasado por la novena mexicana de los Yaquis de Obregón, que se alzaron con la corona en las ediciones de 2011 y 2013.

Los Indios --aunque llegaron mucho más lejos que otras novenas boricuas en las últimas ediciones de la Serie-- no pudieron poner fin a una sequía de 14 años de Puerto Rico sin título.

Con su coronación, México acumula ocho títulos en la historia de la Serie del Caribe. Rebasó así a Venezuela y Cuba, que totalizan siete cada uno. México se alzó con la corona también en 1986, 1996, 2002 y 2005.

Con un sobresaliente desempeño de principio a fin, el monarca mexicano dejó mal a los que pronosticaron que era el principal candidato a la eliminación en primera ronda. Esos detractores señalaban que la novena no tenía los argumentos necesarios para revalidar el título, en parte por carecer de un abridor dominante, mostrar escasa potencia en su bateo y carecer de velocidad.

Los dirigidos por Matías Carrillo, contrario a los reportes, mostraron poder, velocidad y uno de los pitcheos más efectivos del torneo.

El manager Carrillo no se mostró sorprendido por el cúmulo de triunfos logrados por México.

"Ya tiene varios años que se ha conjuntado buen equipo en México, que han querido venir a participar y ya estamos de tú a tú con los equipos de la región que son bien fuertes. Sobre todo que los demás equipos traen muchos jugadores de Grandes Ligas", indicó el estratega, quien no ahorró elogios para sus dirigidos y destacó "la entrega de ellos dentro del terreno".

"No venimos no más a divertirnos, no venimos de viaje, vienen los muchachos a jugar y ya lo demostraron. No nada más este año, sino otros años también", acotó.

Carrillo señaló como decisiva la labor de su cuerpo monticular, donde sobresalieron los abridores Alfredo Aceves y Juan Delgadillo.

"Es una confianza tremenda para un manager y ellos lo demostraron en esos cuatro juegos, que tiraron dos y dos (partidos). Y detener una artillería así como es Venezuela, Dominicana, Puerto Rico y Cuba; mis respetos para los dos pitchers, Aceves y Delgadillo", enfatizó.

Delgadillo, por su parte, dedicó la victoria "a mis padres, a mi esposa, a mis dos hijas. Esto es lo mejor que me pudo haber pasado. (Es) la coronación de una excelente temporada, de tanto esfuerzo".

"Para eso vengo, para tratar de demostrar mi mejor nivel, tratar de entregar lo mejor para el equipo, esa era la meta... nos estamos haciendo presentes para que nos tomen un poquito más en cuenta que ya el béisbol mexicano ha subido mucho de nivel y ahora lo estamos demostrando", manifestó el abridor.

Hermosillo no ganaba la corona en la Serie desde el lejano 1976, cuando se convirtió en el primer equipo mexicano en alzarse campeón en la llamada serie mundial caribeña.

Los Naranjeros avanzaron a la final tras doblegar 3-2 a los Tigres de Licey, de República Dominicana, mientras que Mayagüez hizo lo propio al vencer 2-0 a los Navegantes del Magallanes, de Venezuela.

A las semifinales avanzaron los primeros cuatro de la ronda inicial. En la Serie de Isla Margarita, en el Caribe venezolano, se estrenó un formato con una primera ronda todos contra todos, semifinales y una final.

Los venezolanos terminaron la ronda de todos contra todos en la cima con marca de 3-1, seguidos por mexicanos, dominicanos y boricuas, todos ellos con semejante registro de 2-2.

El Villa Clara de Cuba, país que regresó a la Serie tras 54 años de ausencia, quedó eliminado al ganar sólo uno de sus cuatro compromisos de primera ronda.

El receptor Sebastián Valle coronó un racimo de seis carreras con un jonrón impulsor de cuatro, luego de dos outs, al conectar un pitcheo que se le quedó colgado en todo el centro de la zona de strike al relevista Saúl Rivera.

Las dos primeras careras de ese inning las impulsaron el guardabosques Chris Roberson con un cuadrangular solitario por el jardín derecho, y el inicialista Daryle Ward con un sencillo.

La segunda carrera, que puso a Hermosillo en ventaja de 2-0, la anotó el jardinero John Weber, quien alcanzó la primera almohadilla con un hit y avanzó a segunda tras negociar un boleto el designado Zelous Wheeler ante los envíos del relevista Kenekoa Texeira.

El campocorto Gil Velázquez dio la estocada final al empujar una carrera en el octavo con su primer imparable en cuatro turnos.

Los boricuas descontaron una carrera con un elevado de sacrificio del designado Randy Ruiz en la apertura del noveno ante el relevista Andrés Avila Navarro.

La victoria se la acreditó el abridor Delgadillo (2-0), quien toleró cuatro hits y abanicó cinco en siete episodios.

El derrotado fue Texeira (0-1), castigado con tres carreras tras aceptar dos hits y conceder un pasaporte. Texeira, quien sacó un sólo out, sustituyó al abridor Joel Piñeiro, quien aisló tres imparables y un boleto en una labor de cinco entradas.

El próximo año, la Serie del Caribe se escenificará en el estadio "Hiram Bithorn" de San Juan de Puerto Rico.