Esmil Rogers. (Frank Gunn/AP)

LONDON, Ontario - El dominicano Esmil Rogers no comenzó a tomar el béisbol en serio sino hasta que tenía 14 años de edad. Tres años después, firmó con los Rockies de Colorado como agente libre en la República Dominicana, pero demoró otras tras campañas en estrenarse como lanzador.

"Firmé como campocorto cuando tenía 17 años", dijo Rogers. "Había jugado tres años como torpedero en la Liga Veraniega Dominicana cuando me dijeron que me iban a poner a lanzar para ver cómo me iba. Estaba (disgustado) porque me gustaba batear; me gustaba jugar en el campo corto.

"Pero me dije que quizás era la única manera de seguir jugando pelota porque quizás me hubiesen dado de baja si me hubiera negado y no sé que hubiese hecho en ese caso. Por lo tanto, dije que haría todo lo posible por ser un buen pitcher y me concentré en eso".

Ahora Rogers, quien evitó el arbitraje salarial al acordar un contrato con Toronto por un año y US$1.85 millones para el 2014, está enfocado en ganarse un puesto en la rotación tras dejar una buena impresión como abridor en el 2013.

"Voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para unirme (a la rotación)", dijo Rogers. "Más de eso no puedo hacer. Ahora mismo estoy un poco más enfocado en lo que necesito hacer. En la pelota invernal de la República Dominicana, me he concentrado en mis pitcheos y especialmente en el lanzamiento en cambio porque necesito tirarlo con más confianza.

"Se trata de un lanzamiento que hay que usar en Grandes Ligas para retirar a los bateadores y hay que saber controlarlo. He tratado de trabajar en eso en la República Dominicana, para tener más confianza en mi cambio, y creo que me va a beneficiar cuando llegue a los entrenamientos a competir por un puesto".

Rogers ha impresionado a todos los que lo han visto lanzar en la pelota dominicana este invierno. Desde su primera apertura de la temporada por el Licey en diciembre, en la cual el diestro cedió tres carreras, Rogers ha lanzado 26 innings en blanco en cinco juegos por los Tigres. En ese tramo, que incluye tres juegos de playoffs, ha otorgado seis boletos y ponchado a 22 bateadores.

Rogers confía en que los ajustes que ha hecho y los consejos que ha recibido de un compatriota que fue convocado a ocho Juegos de Estrellas como pitcher de Grandes Ligas, le han permitido a hallar un éxito que podrá duplicar en la temporada regular por los Azulejos.

"Hablé con Pedro Martínez acerca de mi lanzamiento en cambio y con Neftalí Cruz (el coordinador de desarrollo de los Azulejos en Santo Domingo)", dijo Rogers. "Pedro me aconsejó que simplemente lo tire; que no piense en hacer nada distinto allí. Neftalí me dijo que llegara listo para trabajar.

"Ahora mismo, todo el mundo está hablando de mí en la República Dominicana. Lancé 26 innings consecutivos sin permitir carreras y tengo 3-0 en (16 entradas) en los playoffs…Simplemente estoy tratando de prepararme lo más que pueda para los entrenamientos".