Jon Lester. (Carlos Osorio/AP)

DETROIT - En medio de la euforia de la actuación dominante del venezolano Aníbal Sánchez en el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, hubo cierta tendencia de olvidarse de lo logrado por Jon Lester el sábado pasado en el Fenway Park.

En dicho partido, Sánchez dejó sin hits a los Medias Rojas en una victoria por 1-0 de los Tigres. Sin embargo, Lester puso de su parte en la lomita por Boston, concediendo esa vuelta solitaria y seis hits en 6.1 entradas.

El jueves en el Comerica Park de Detroit, el zurdo volverá a subirse al montículo para el Juego 5, con la serie empatada a dos triunfos por bando.

Será la segunda vez que Lester se mide al formidable lineup de los Tigres en cinco días. ¿Será dicha familiaridad una ventaja para Detroit o para él?

"No sé si eso es así de una manera u otra", dijo Lester, quien en la campaña regular del 2013 tuvo marca de 2-0 con efectividad de 4.26 ante los felinos. "Sé que tendremos un plan de juego y lo trataremos de ejecutar. Y estoy seguro de que ellos harán lo mismo".

Lester se ha visto muy bien en sus dos salidas de esta postemporada. Entre su apertura en el Juego 1 de la Serie Divisional de Boston contra Tampa Bay y su presentación del sábado, el lanzador de 29 años ha permitido nueve hits y tres carreras en 14.0 innings (EFE de 1.93), con 11 ponches y cuatro bases por bolas.

Los éxitos del oriundo del estado de Washington han sido una continuación de lo que hizo en la segunda mitad de la temporada regular. Antes del Juego de Estrellas, Lester tuvo promedio de carreras limpias de 4.58 y 15 jonrones permitidos en 20 aperturas y 125.2 innings, mientras que después del Clásico de Media Temporada registró 2.57, con récord de 7-2 y apenas cuatro bambinazos concedidos.

"Se debe a su comando de la recta", dijo el manager de los Medias Rojas, John Farrell, al explicar la mejoría de Lester a partir de la segunda mitad de julio. "A medida que ha ganado más consistencia y más confianza con eso, creo que se ha convertido en un pitcher más relajado sobre el montículo, lo cual le permite lanzar de una manera más libre desde el punto de vista físico.

"Creo que por eso hemos visto un aumento en su velocidad y eso ha hecho más eficaces sus pitcheos".

Lester coincide con lo expresado por su manager, quien también fue su coach de pitcheo en Boston del 2007 al 2010.

"Creo que cuando tienes comando de la recta, eso prepara todo lo demás", manifestó el zurdo. "Tienes que tener buen comando de la bola rápida bajito en la zona (de strike) y en ambos lados (del plato).

"Por el motivo que fuera--quizás ese tiempito después de la pausa (del Juego de Estrellas)--me sentí mejor físicamente con cada juego".

Cuando se habla de partidos importantes, Lester está acostumbrado a esa clase de presión. Fue el lanzador ganador en el decisivo Juego 4 de la Serie Mundial del 2007 contra los Rockies, ayudando a los Medias Rojas a completar una barrida en el Coors Field. De por vida, lleva efectividad de 2.41 en 10 juegos (ocho aperturas) de postemporada.

"Tuvo ese Juego 4 en el 2007 y se ha ganado la asignación en primeros partidos de series debido a lo que ha hecho en el transcurso del año", dijo Farrell. "No puedo decir que sus juegos lanzados en los playoffs hayan sido muy diferentes a los que hemos visto (en la campaña regular).

"Y como sabemos, el trabajo que hace entre salidas le permite rendir con la consistencia y el nivel que lo hace".