José Fernández

MIAMI -- El cubano José Fernández llamó por teléfono a su madre por la noche, la semana pasada, y le dijo que los Marlins de Miami lo habían degradado, enviándolo a la Doble A.

Dada la efectividad de 2.72 que tenía el derecho novato en ese momento, semejante noticia parecía una broma. Lo era.

"Le dije, `¡hey, mami! Estoy bromeando. Voy al Juego de Estrellas'", dijo Fernández el lunes. "Ella comenzó a llorar".

Maritza Fernández perdonó de inmediato la broma de su hijo, y está dispuesta a acompañarlo para el encuentro de la próxima semana en Nueva York.

El lanzador de 20 años fue elegido el sábado como el representante de los Marlins en el clásico de mitad de temporada. Dijo que esta oportunidad le permitirá adquirir más aprendizaje, por lo que está deseoso de escuchar todo lo que pueda en el dugout y en la casa club.

"Voy a escuchar a esta gente", dijo. "Son los mejores de este juego. Lo que digan debe ser bueno, porque son los mejores. No quiero ser el chico que se acerca a todos para hacerles preguntas. No soy así. Pero voy a sentarme para escuchar y aprender todo lo que pueda. Todo lo que obtenga de esto será bueno para mi carrera".

Asimismo, el viaje le ofrecerá una oportunidad de enriquecer su colección de autógrafos.

"Llevaré algunos bates, y ojalá que también pueda llevar algunas bolas y hacer que todo el equipo las firme", manifestó. "Será asombroso".

El desertor cubano, que llegó a Estados Unidos a los 15 años, se ubica entre los tres principales novatos de las mayores en materia de efectividad, con 2.83, y ponches, con 99. Tiene una foja de 5-5 con el equipo más malo de la Liga Nacional y, en siete aperturas desde el 1 de junio, ostenta un promedio de carreras limpias admitidas de apenas 1.75.

Está previsto que Fernández cumpla su siguiente aparición con los Marlins el sábado. Ello significa que estaría disponible para lanzar en el Juego de Estrellas, el martes siguiente.

"En mi mente pienso que voy a lanzar", dijo. "Espero hacer por lo menos un lanzamiento, tal vez sacar uno o dos outs. Lo que sea, voy a disfrutarlo".

Fernández dijo que el astro a quien más desea conocer es David Ortiz, de los Medias Rojas. Confía en lanzar frente a él o ante otro dominicano, Robinson Canó, de los Yankees.

Los Marlins limitarían a Fernández a 170 innings este año. Si un par de esas entradas corresponden al Juego de Estrellas, eso no molestaría al manager Mike Redmond.

"Quiero verlo lanzar", aseguró el piloto. "¿Están bromeando? ¿Un chico de 20 años en el Juego de Estrellas? Espero que pueda participar, sería grandioso. Para él será como alcanzar el cielo, seguro. ¡Qué honor!"