Gio González (izq) y Joe Torre

MIAMI -- Gio González estaba comiendo unas alas de pollo y unos camarones en un bar en su pueblo natal mientras veía al equipo estadounidense recuperarse contra Canadá para permanecer vivo en el Clásico Mundial de Béisbol.

El siguiente partido que suba al montículo será con ese equipo, ya que el zurdo de los Nacionales de Washington será el abridor en el partido de Estados Unidos contra Puerto Rico el martes en el Clásico.

El equipo estadounidense se remontó con siete carreras en los dos últimos innings para vencer el domingo por 9-4 a Canadá en Phoenix.

González no estuvo en el equipo en la primera ronda. El astro de los Nacionales de Washington partió el domingo del campo de entrenamiento de su novena y manejó tres horas hasta Miami.

El abridor es de ascendencia cubana y se sentirá como en casa, ya que se crio en Hialeah, Florida, no muy lejos del Marlins Park donde se jugará la segunda ronda.

"Tenía toda la confianza de que iban a ganar", dijo. "Estaba listo".

González creció en Hialeah, nada lejos del parque de los Marlins, donde se llevará a cabo la segunda ronda del Clásico.

"Para ser un joven de un pueblo chico como Hialeah, Florida, lanzar en Miami y representar al equipo de Estados Unidos, eso lo dice todo", agregó. "Es el sueño de cualquier joven. No me pellizquen. No quiero despertar".

La segunda fase comienza con dos juegos. En el inicial la República Dominicana medirá fuerzas con Italia, la revelación del torneo, y luego vendrá el Estados Unidos contra Puerto Rico.

"En este punto, uno recibe la crema y nata", dijo el piloto estadounidense Joe Torre. "Todos pasaron la primera ronda".

Los estadounidenses por poco y no lo logran. Se fueron atrás en sus tres partidos en Phoenix, perdieron el primero y tuvieron que remontar en los otros.

"Es marzo, y estamos jugando partidos que se sienten como si estuviéramos en octubre", dijo el primera base Eric Hosmer. "Eso es lo bonito del Clásico Mundial de Béisbol".

Hosmer pegó doblete de tres carreras en la novena para ayudar a sellar el triunfo del domingo.

"Queremos mostrarle al mundo que sabemos jugar", dijo. "Para nosotros no hacerla aquí sería algo muy malo".

Estados Unidos bateó promedio de.297 en la primera ronda, guiados por David Wright (de 11-5) y Joe Mauer (de 12-5). Wright pegó el único cuadrangular estadounidense, un grand slam que ayudó en la victoria del sábado contra Italia.

Se han combinado 11 relevistas para un promedio de 1.93 en carreras limpias permitidas. Pero los tres abridores de Torre --R.A. Dickey, Ryan Vogelsong y Derek Holland-- se combinaron para una efectividad de 6.00.

González espera tener mejor desempeño. Con 21 victorias el año pasado, estará limitado a 80 lanzamientos y planea usarlos eficientemente.

"Uno quiere lanzar a la goma y sacarlos", dijo. "Uno no quiere guardar sus balas. Uno quiere entrar tan profundo como se pueda al partido".