Joe Girardi. (David J. Phillip/AP)

TAMPA, Florida - ¿Se le estará haciendo más difícil a Joe Girardi mantenerse optimista en estos momentos? "No, para nada", afirmó el capataz de los Yankees.

¿Cómo así?

"Ya he visto a este club pasar por esto en el tiempo que llevo aquí", manifestó Girardi. "Hemos tenido que lidiar con una que otra lesión. Nuestros muchachos han encontrado la manera (de cumplir). Y en verdad creo que lo volverán a lograr.

"Aun si tenemos que hacer las cosas de otro modo, encontraremos la manera".

Ese ha sido el lema de los Yankees en estos tiempos raros. Los Yankees saben cómo se gana. Aún cuentan con un pitcheo sólido. Y no se intimidan por el panorama en el Este de la Liga Americana.

Las opiniones de los escuchas acerca de los Yankees varían. Algunos pronostican que Nueva York terminará en el sótano. Otros creen que tienen el pitcheo suficiente como para mantenerse a flote hasta que lleguen refuerzos.

Tras sufrir bajas de peso durante la temporada baja, los Yankees han recibido una mala noticia tras otra. El inicialista Mark Teixeira se lesionó la muñeca derecha y el relevista David Robertson no pudo soltar el brazo antes de una presentación programada contra los Bravos.

Curtis Granderson también estará fuera de acción por aproximadamente un mes debido a una fractura en el antebrazo. De por sí, los Yankees ya tenían un margen de error muy pequeño tras las partidas de Nick Swisher, Russell Martin, el dominicano Rafael Soriano y otros agentes libres.

En estos momentos, los Yankees se están aferrando a dos cosas. Primero, está el hecho de que en el Este de la L.A. no hay un equipo dominante. Los Azulejos y los Rays lucen más fuertes que Nueva York en el papel, pero es poco probable que consigan una ventaja contundente.

Segundo, los Yankees saben cómo ganar. Esto es un factor muy importante. La confianza es crucial. Los Yankees aún cuentan con Derek Jeter, el panameño Mariano Rivera y el zurdo Andy Pettitte.

Los Yankees también agregaron a tres veteranos respetados: Kevin Youkilis, Travis Hafner e Ichiro Suzuki. Digan lo que digan de estos Yankees, se trata de un equipo que entiende el valor del profesionalismo y la preparación y de seguir adelante en medio de contratiempos.

"Ya veremos qué pasa", dijo Pettitte. "Sé que todo el mundo aquí confía plenamente en la capacidad de este club".

Si uno se concentra en las bajas de los Yankees, se pierde el panorama completo. Rivera está cerca de lanzar en su primer partido de pretemporada. Jeter podría ver acción en unos días. Granderson estará de regreso en mayo.

En lugar de depender del batazo de cuatro esquinas, los Mulos tendrán que anotar carreras de otra manera y no hay forma de saber si funcionará. Pero ese es el plan. Brett Gardner será una pieza clave del rompecabezas. El dominicano Robinson Canó es una figura esencial. Y es imperativo que Youkilis, Hafner e Ichiro se mantengan sanos y productivos.

Si los Yankees juegan una defensa sólida y pitchean como se debe, tendrán la oportunidad de dar la pelea. Si mantienen las cosas reñidas durante la primera mitad de la temporada, estarán en posición de dar un giro dramático.

Algunos de los prospectos en las ligas menores del club podrían ser de mucha ayuda. Los jardineros Mason Williams, el dominicano Melky Mesa y Tyler Austin podría contribuir o ser canjeados.

No es una situación ideal. Justo cuando se pensaba que la noticia de la lesión de Granderson era la peor noticia posible, las cosas empeoraron.

Los únicos que sabe con certeza estarán en lineup de los Yankees para el Día Inaugural son Canó, Jeter y Gardner.

Y las expectativas no han cambiado.

"Se espera que lo ganemos todo", dijo Pettitte. "Eso se sabe. Si no competimos por el campeonato, será una gran decepción".

El veterano se expresa con un optimismo incansable, elogiando al gerente general Brian Cashman por las adquisiciones que hizo durante el receso de temporada y reiterando que no ha perdido la fe.

"Estamos emocionados", dijo Pettitte. "Hemos agregado a algunos muchachos cuyo desempeño ha sido fantástico. Youkilis. Hafner. Han lucido muy bien. Estoy disfrutando de su compañía. Creo que tenemos un club bastante sólido. Nuestro pitcheo sigue intacto y cuando cuentas con un bien pitcheo tienes la oportunidad de triunfar. Sé que le tengo mucha confianza a nuestro pitcheo.

"Entiendo que hay interrogantes con respecto a nuestro lineup y la pérdida de poder. No tengo inconveniente con que nuestros bateadores hagan contacto y pongan la bola el juego y cosas así. Hay que jugar".