Una de las cosas más emocionantes del comienzo de la temporada es que no hay nada escrito. Trata de elegir quién ganará la Serie Mundial este año. ¿Los Tigres? ¿Nacionales? ¿Gigantes? Si se lo preguntas a una docena de aficionados, es posible que escuches 12 respuestas diferentes.

Y eso es lo maravilloso. Esta temporada, ningún equipo no ha sido señalado como el mejor en las Grandes Ligas. Sin prestar atención a que cuando la mayoría lo hace siempre están equivocados. Varios teníamos a los Angelinos como campeones en el 2012, o posiblemente a los Tigres.

De cualquier manera, en estos Entrenamientos de Primavera muchos ni se atreverán a cometer ese error. Si ahora tratamos de señalar al mejor club en estos momentos, al menos nueve conjuntos serían mencionados.

En las últimas 12 temporadas, nueve franquicias han ganado la Serie Mundial. El promedio de la nómina de aquellos campeones ha ocupado el 10mo lugar. Tan sólo en las últimas tres campañas, 15 de los 30 clubes han participado en la postemporada, una lista que incluye equipos de alto presupuesto y equipos de bajas nóminas.

Lo que nos trae al 2013. Varios equipos -- los Azulejos, Rojos, Dodgers, Medias Rojas y Reales -- se han reforzado en esta temporada muerta, y varios se sienten optimistas de lo que tienen a pocos días del comienzo de los Entrenamientos de Primavera.

Ahora, hablando de los favoritos, definitivamente podemos incluir a los Nacionales, posiblemente para encabezar la lista. El gerente general de Washington, Mike Rizzo, de nuevo hizo maravillas al retener al inicialista Adam LaRoche y agregando al dominicano Rafel Soriano, al guardabosque Denard Span y al abridor Dan Haren.

Si observas a los Nacionales desde cualquier punto de vista, sería difícil encontrar una debilidad. Por otra parte, también se podría decir lo mismo de los Bravos: dinámicos jugadores en los jardines, un gran bullpen y solidez por todo su roster.

Y los Rojos. Su gerente general, Walt Jocketty, llenó su vacío más grande al adquirir al primer bate Shin-Soo Choo por medio de un canje con los Indios. Mantuvo a Jonathan Broxton en la parte trasera del bullpen, así dándoles la oportunidad de incluir al cubano Aroldis Chapman en la rotación.

Por otra parte tenemos a los Dodgers, quienes agregaron a Zack Greinke, posiblemente el mejor agente libre que estaba disponible en este invierno. Tiempo después, los Angelinos agregaron al otro agente libre de alto perfil, Josh Hamilton.

Los Cardenales tampoco tienen puntos débiles. Toronto agregó 627 entradas -- R.A. Dickey, Josh Johnson y Mark Buehrle -- a su grupo de abridores. Los Tigres y Gigantes lucen igual de fuertes de lo que fueron en el 2012.

Está claro que será difícil elegir a solamente un contendiente. Los demás equipos en la División Este de la Liga Americana lucen capaces de terminar de primeros. Pero también de últimos.

Los Filis son lo suficientemente buenos para volver al éxito si logran mantener a su núcleo de jugadores en el terreno. Parece que los Reales tienen la posibilidad de dar la pelea con la adición de James Shields y Wade Davis.

Arizona tiene una rotación que puede competir con cualquiera en la Gran Carpa. Los D-backs han sido criticados por cambiar a Justin Upton, pero es difícil encontrar un hueco en su roster.

Los Atléticos, Indios y Cerveceros mejoraron. Los Marineros también. Es difícil imaginarse una temporada en la que tantos equipo lucen capaces de llegar a los playoffs.

Los jugadores están conscientes de eso. Ellos saben que en la pausa por el Juego de Estrellas, 20 conjuntos estuvieron a cinco juegos de un lugar en la postemporada. Posiblemente se dan cuenta de que Grandes Ligas tiene el equilibrio que muchos pensaron sería imposible. Esa fe y esperanza trae energía y optimismo a sus vestidores.