CLEVELAND -- Cuando Francisco Lindor paseaba por el clubhouse de los visitantes en el Progressive Field la tarde del lunes, en camino a su casillero temporal, un grupo de reporteros rodearon rápidamente al aclamado prospecto y lo atiborraron con preguntas.

La presencia del puertorriqueño en el Programa de Desarrollo Invernal de los Indios -- evento que tiene como propósito aclimatar a los mejores prospectos del club al ambiente de Grandes Ligas -- dejó una probadita de lo que le espera. El jugador de posición prospecto más aclamado de la Tribu y el segundo mejor prospecto del club en general, de acuerdo con MLB.com, se detuvo para contemplar el diamante sobre el cual algún día lucirá su juego.

"Todos recibimos nuestra cuota de atención", exclamó Lindor con una sonrisa. "Eso es parte de nuestro trabajo".

Es entendible que Lindor - seleccionado por Cleveland en la primera ronda del Draft amateur del 2011- acapare la mayor atención cuando se trata de los mejores prospectos de la organización. Pero por otro lado, el campocorto de 19 años de edad no es el único infielder prospecto que destaca en el sistema de la Tribu.

Virtualmente en todos sus niveles de liga menor, los Indios pueden jactarse de contar con gran talento en lo que a jugadores de cuadro medio se refiere. El dominicano Juan Díaz, quien debutó en las Mayores hace un año, está listo para brillar en Triple-A. Tony Wolters (el 4to mejor prospecto de Cleveland) y el dominicano Ronny Rodríguez (el 6to mejor) probablemente arrancarán esta campaña en Doble-A. Lindor va en camino a Clase-A Alta Carolina, con los también dominicanos Dorssys Paulino (No. 3) y José Ramírez (No. 20) mostrando su talento en Clase-A.

"Este es nuestro fuerte", dijo Ross Atkins, vicepresidente de ligas menores de los Indios. "Cuando observas a Juan Díaz, y su habilidad para jugar el shortstop y el progreso que ha tenido, el potencial de contar con Ronny Rodríguez, Tony Wolters, Francisco Lindor, Dorssys Paulino y José Ramírez jugando en dos, tres o potencialmente en cuatro niveles, se trata de una situación poco común, y de un problema que muchos desearían tener".

Un escalón más arriba de Lindor a nivel liga menor la temporada pasada estuvo un dinámico dúo de doble-matanza.

En Carolina, Wolters y Rodríguez pasaron la mayor parte de la temporada intercambiando posiciones en el terreno de juego y generando bastante ofensiva en el plato. Firmados ambos como campocortos, Wolters y Rodríguez se dividieron sus salidas, alternándose entre el shortstop y la segunda base la mayor parte del año. Lo más probable es que trabajen de la misma manera esta temporada.

El plan funcionó y ambos prospectos conformaron un formidable dúo en la mitad del cuadro.

"Intercambiar posiciones con Ronny el año pasado fue sensacional", declaró Wolters. "Fue una gran experiencia para ambos. Lo que tratamos de conseguir con esto es mejorar como jugadores en ambos lados. Nos hace más valiosos, y los Indios necesitan a esos muchachos en la mitad del cuadro".

Rodríguez, el socio de Wolters en la parte media del infield, mostró poder con el madero, disparando 19 vuelacercas en 126 juegos para Carolina. El quisqueyano de 20 años de edad - firmado como agente libre fuera del Draft en 2010 - bateó para .264 y agregó 20 dobles, cuatro triples, 66 carreras producidas y 67 anotadas. Jugó 80 partidos en el shortstop, pero también cubrió la intermedia en 45 cotejos.

Por debajo de Lindor en la escalera organizacional se encuentra el shortstop Paulino, quien lució para los Indios de Arizona (Liga de Novatos) y en Clase-A (temporada corta) Mahoning Valley el año pasado. En 56 encuentros entre los dos niveles, el dominicano de 18 años de edad tuvo promedio de .333 con siete jonrones, 19 dobles, seis triples, 11 estafas, 38 remolques y 47 carreras anotadas.

"Lo que hizo la ofensiva en su primera campaña completa fue extraordinario", elogió Atkins. "Creo que lo más sorprendente de Dorssys es que cada persona de béisbol que lo observa jugar, que lo ve una vez durante la práctica de bateo, opina exactamente lo mismo. Ellos dicen, 'Wow, este muchacho tiene la oportunidad de ser alguien especial".

Ramírez, quien dividió su temporada entre Mahoning Valley y Clase-A Lake County, bateó para .354 con tres cuadrangulares, 15 dobles, cuatro triples, 17 bases robadas, 27 carreras producidas y 56 anotadas en 70 juegos el año pasado.

En cuanto a Lindor, el aclamado prospecto en las paradas cortas no decepcionó en Clase-A Lake County. En 122 juegos para los Capitanes, Lindor tuvo promedio de .257 con seis jonrones, 24 dobles, tres triples, 27 bases estafadas, 42 carreras empujadas y 83 anotadas. Esa línea ofensiva fue mejor de lo que se esperaba en su primera temporada completa - una señal alentadora para el infielder prospecto más aclamado de Cleveland. Lindor hizo valer sus credenciales a la defensiva, y rápidamente asumió el rol de líder en Lake County.

Su gran demostración tanto con el guante como con el bate impresionó a los altos mandos de la Tribu.

"Creo que superó las expectativas", resaltó Atkins acerca de Lindor. "No pudo haber tenido un mejor comienzo en su carrera. Siempre escuchas hablar de madurez, pero es el conocimiento de su situación, de sus retos, de sus límites, de sus propias expectativas... y su habilidad habla por sí sola".

Los jugadores están bien emocionados por lo que le espera a este grupo de prospectos.

"Es un gran grupo de muchachos", comentó Lindor. "Son grandes personas. Eso es lo más importante. Son buenos compañeros y sienten pasión por este juego, y trabajan duro. Me van a convertir en un mejor jugador, al igual que yo a ellos".