CINCINNATI - Los impresionantes números ofensivos de Joey Votto esta temporada han cautivado al mundo beisbolero. Y no es ninguna sorpresa que muchas personas consideren que Votto podría ser el mejor bateador del juego.

Pero al inicialista de los Rojos, quien nunca ha buscado convertirse en el centro de atención, no le interesa serlo ahora.

"No me gusta ni la adulación ni el mérito, especialmente de parte de los medios, porque pueden ser muy 'aquí y ahora'", dijo Votto. "Hace un par de semanas, Josh Hamilton era el mejor bateador del béisbol. Dos semanas antes de eso, el mejor era Matt Kemp. Yo creo firmemente que durante un largo período de tiempo uno tiene que ganarse el respeto de sus colegas en general".

Después de 68 compromisos en el 2012, Votto encabeza las Grandes Ligas con promedio de .367, porcentaje de embasarse de .486 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.145. Es el líder de la Liga Nacional en boletos con 55.

También están sus 30 dobles, la mayor cantidad de la Gran Carpa. De seguir con ese paso, Votto terminaría la temporada con 71 dobles y rompería el récord de 67 establecido por Earl Webb en 1931. La marca de los Rojos de 51 dobles, compartida entre Frank Robinson y Pete Rose, ya está en peligro de caer.

Votto ha bateado de hit en 24 de sus últimos 25 juegos y tiene promedio de .484 con 13 dobles, seis jonrones y 17 remolcadas en ese tramo. En 64 partidos esta temporada se ha embasado mediante un boleto o un hit.

"(Mis colegas) mencionarían a un tipo como (el venezolano) Miguel Cabrera en esta conversación porque lo ha hecho durante siete, ocho o nueve años", dijo Votto, quien ha conectado 13 vuelacercas y ha impulsado 45 carreras en lo que va de la temporada. "(El dominicano) Albert (Pujols) es parte de esta conversación. Es fácil decir eso de mí durante una buena racha. Obviamente, estoy encendido ahora mismo. No voy a seguir así durante toda mi carrera. Si se va a decir eso, tiene que ser tomando en cuenta todo el panorama, no algo de dos o tres meses y de pronto eres el mejor".

Hamilton tuvo dos meses increíbles por los Rangers para comenzar la temporada. Bateó .395 en abril y .344 con 12 jonrones en mayo, pero en junio tiene promedio de .217. Kemp estaba bateando .417 con 12 cuadrangulares y 25 remolcadas por los Dodgers en abril antes de que una lesión en la corva izquierda lo obligara a ingresar a la lista de incapacitados dos veces.

Votto, de 28 años de edad, ha producido a un alto nivel desde su primera campaña completa en la Gran Carpa en el 2008. De por vida, tiene promedio de .318 con porcentaje de embasarse de .413 y slugging de .561. Dicho desempeño ayudó a Votto a conseguir una extensión de contrato de 10 años y US$225 millones en abril que lo mantendrá en Cincinnati hasta el 2023. El acuerdo incluye una opción del club para el 2024, temporada en la cual tendrá 41 años de edad.

Los managers contrarios le están dando a Votto el respeto que se le guarda al mejor bateador de Grandes Ligas, o al menos a uno de los mejores.

"Es intimidante. Como Miguel. Todos tus planes para el juego giran alrededor de muchachos como ellos", dijo el capataz dominicano de los Indios, Manny Acta, cuyo equipo acaba de ser barrido por los Rojos. "A partir del sexto inning empiezas a contar los outs para asegurarte de que tus muchachos no le den la vuelta al lineup, otorgando boletos o malogrando jugadas, para que no tengas que enfrentarte a (Votto) en el noveno inning. Es así de bueno".

"No cuestiono lo que hago", manifestó Votto. "Sé que estoy encendido en estos momentos. No voy a batear .370 por mucho tiempo. Pero confío en que el enfoque que me ha dado el éxito ahora es un enfoque duradero y algo que me seguirá dando buenos resultados".

Para los pitchers que tienen que enfrentarse a Votto, no hay decisión fácil. Aun cuando está abajo en el conteo, Votto está bateando .299. Y tenerlo en 0-2 no lo hace un out automático, ya que está dispuesto a mover los pies dentro de la caja de bateo y acortar su swing. Por eso es que tiene promedio de .326 con el conteo en 0-2.

Votto aún no ha conectado globito alguno al cuadro esta temporada, algo que tampoco hizo en el 2010, campaña en la que fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

"La temporada que ganó el JMV estuvo enfocado por largos períodos de tiempo", dijo el piloto de los Rojos, Dusty Baker. "Está demostrando esa cualidad este año. Comenzó un poco lento, pero trabaja duro y el agua busca su propio nivel. Estoy más que sorprendido a estas alturas. No se trata de un novato que la liga no conocía. He visto a la oposición intentar todo lo que puede. La verdad es que es un bateador muy bueno".

En el 2011, Votto tuvo promedio de .309 con porcentaje de embasarse de .416, slugging de .531, 29 vuelacercas y 103 carreras empujadas, pero sintió que tuvo dificultades.

"Muchas personas no estarían de acuerdo con eso, pero yo definitivamente diría que no estaba jugando tan bien como debía", dijo.

En el 2010, Votto registró promedio de.324 con porcentaje de embasarse de .424, slugging de .600, 37 jonrones y 113 remolcadas. En el 2012, dice sentirse más como el jugador que fue aquella temporada que el del 2011.

"Es muy similar. Siento que soy un mejor bateador ahora simplemente porque estoy desperdiciando menos turnos al bate", dijo Votto. "Soy un bateador más paciente ahora y estoy aprovechando más lo que el juego me ofrece".

Aun si Votto no sigue produciendo al ritmo que lo ha hecho este año, si mantiene su alto nivel se le seguirá llamando el mejor bateador del béisbol. Y quizás no le sea tan fácil renunciar a ese título.