(AP)

TORONTO - Rafael Soriano ha sido nombrado el tercer cerrador de los Yankees en las últimas dos semanas, y el dominicano está bien contento de recibir la responsabilidad.

Soriano, quien encabezó la Liga Americana con 45 rescates en el 2010 por los Rays de Tampa Bay, hereda el rol de taponero después de las lesiones del panameño Mariano Rivera y David Robertson.

"Hay que seguir adelante, porque perdimos a Mariano primero y el bullpen trató de hacer lo que pudo", expresó Soriano. "Ahora, con dos de ellos fuera, no va a ser fácil para nosotros. Estamos tratando de estar unidos, el bullpen y el equipo, para ganar."

Si bien es cierto que Soriano firmó su contrato de tres años y US$35 millones en el invierno 2010-11 para ser preparador de Rivera, también es verdad que le anhelaba la adrenalina de salvar los juegos.

"Creo que todos saben lo que puedo hacer en el noveno", dijo Soriano. "A veces no es tan fácil...sé lo que tengo, y todo el mundo sabe lo que tengo, de lo que soy capaz. Ya quiero hacerlo."

El manager de los Yankees, Joe Girardi, quedó complacido con los comentarios de Soriano y recuerda al dominicano como lanzador consistente y duradero en el rol de cerrador.

"Creo que hay una adrenalina que va con el noveno inning y que es algo con el que él ha tenido mucho éxito", dijo Girardi. "Puedo entender por qué diría él eso. He quedado complacido con la forma en que ha tirado la bola por nosotros, y no estoy sorprendido de que haya dicho eso."

Soriano tuvo que pasar por un ajuste difícil al llegar a Nueva York. Del 2010 al 2011, su primera campaña en el Bronx, su efectividad empeoró de 1.73 a 4.12. Pero el derecho afirma que está más cómodo este año porque se siente más cómodo con su papel.

"Creo que la gente ya se olvidó del (2011)", dijo Soriano. "No pienso en lo que pasó el año pasado porque ya pasó. Estoy enfocado en este año."