MIAMI -- Varias marcas de estafadas en los Marlins han sido superadas por el dominicano Emilio Bonifacio.

El guardabosque se robó dos bases en el primer encuentro de Miami ante Nueva York, que le dieron 17 estafadas en la misma cantidad de oportunidades.

Al permanecer perfecto en todas sus 17 oportunidades, Bonifacio pasó a Chuck Carr, quien abrió la campaña de 1994 con 15 intentos consecutivos con una estafada.

Desde el 27 de septiembre del 2011, Bonifacio se ha robado 18 bases seguidas, lo que también es un récord en el equipo. Carr también había fijado esa marca con 17 consecutivas.

"Es como un bateador, buscas conectar un hit en cada turno", explicó Bonifacio, que antes del segundo partido de los Marlins contra los Mets encabeza las Grandes Ligas en bases robadas.

Bonifacio, uno de los jugadores más veloces en la Gran Carpa, tuvo 40 estafadas en el 2011. Si se mantiene en salud, el quisqueyano podría poner en peligro el récord de la franquicia de 65 que Juan Pierre estableció en el 2003.

"También se trata de tener un buen ritmo", indicó Bonifacio. "Me he embasado más y eso me ayudado a recuperar mi ritmo. Me he despegado bastante de las bases. He estado observando videos, lo que también me ha ayudado bastante".

El dirigente venezolano, Ozzie Guillén, anima a su equipo a correr. En ocasiones, le grita a sus jugadores desde la cueva que roben bases. Por ejemplo el viernes, Guillén hizo un gesto con la mano desde la caseta para que Bonifacio corriera.