(AP)

Los Yankees han perdido al mejor cerrador de la historia en Mariano Rivera. Los Rays estarán sin Evan Longoria, su pieza más insustituible, de ocho a seis semanas, lo cual altera más una División Este de la Liga Americana en la que los Medias Rojas han tambaleado debido en gran parte a un bullpen pésimo.

Ya sabemos que los Yankees son capaces de usar su poder ofensivo para clasificar y que los Medias Rojas pueden hacer lo mismo si su cuerpo monticular se estabiliza.

Hasta para los Rays, un club de mercado pequeño, la ausencia de Longoria no los descarta. En el 2011 Tampa Bay, con un lineup menos potente que el de la actualidad, tuvo marca de 19-12 mientras estuvo fuera por lesión el antesalista.

Pero no hay dudas de que las dificultades que han tenido los clubes favoritos de la división hasta ahora han creado oportunidades para otros.

Y con todo el respeto a los Orioles de Baltimore (cuyo éxito a principios de esta temporada es un gran tema a seguir), la oportunidad es más realista y más pertinente para los Azulejos de Toronto.

Los Azulejos recientemente le ganaron dos de tres juegos a los Rangers (en mi opinión, el mejor equipo del béisbol) y tienen marca de 15-11. No es un inicio brillante (fueron barridos por los Orioles) pero sí respetable y lo han logrado a pesar del lento comienzo del cañonero dominicano José Bautista.

Bautista ha conectado cuatro jonrones en lo que va de la temporada, pero fuera de ahí no ha lucido. Está bateando .172 con slugging de .323 - cifras que son tan sorprendentes como lo son improbables de continuar.

Y ése precisamente es el punto. Los Azulejos del 2010 ó 2011 (que ganaron 85 y 81 juegos, respectivamente) probablemente no hubiesen terminado en .500 de no ser por el bate de Bautista. Pero la escuadra de Toronto del 2012 ha demostrado profundidad tanto en el pitcheo como en la ofensiva, aun mientras Bautista busca entrar en ritmo. (A diferencia de lo que ha sucedido en Anaheim, donde el bache en el que se encuentra el quisqueyano Albert Pujols se ha reflejado en la mala racha de los Angelinos.)

En algún momento - quizás pronto - el verdadero Bautista se revelará. Y aunque quizás no conecte 54 cuadrangulares como lo hizo en el 2010, le va a ir bien.

"Lo he dicho antes y lo repito", dijo Bautista recientemente. "Hacerle swing a los strikes; eso es lo único que tengo que hacer".

La buena noticia por ese lado es que la velocidad del swing de Bautista y su selectividad en la caja de bateo están intactas.

Lo que también está intacto para Toronto es una rotación que, aunque es joven y de relativamente poca experiencia, ha gozado de un desempeño por encima del promedio de parte de cuatro de sus cinco abridores. Brett Cecil, quien se perfilaba como el tercer abridor de la rotación, fue enviado a ligas menores después de los entrenamientos y Dustin McGowan está lesionado otra vez. Pero Ricky Romero (4-0, 3.64), Brandon Morrow (2-1, 3.03) y el venezolano Henderson Álvarez (1-2, 3.62) han sido eficaces, mientras que la mejoría de Kyle Drabek (2-2, 2.40) ha sido de gran ayuda.

Falta ver también si el bullpen reconstruido de los Azulejos (un aspecto del juego que causó estragos el año pasado) puede convertirse en un punto fuerte, especialmente con el taponero Sergio Santos fuera de acción y el dominicano Francisco Cordero poco firme como sustituto.

En última instancia, los Azulejos no pueden competir sin un cuerpo de relevistas sólido y tampoco pueden dar la pelea si Bautista no recupera la forma. Como suele suceder con equipos como éste, es preciso que muchas cosas salgan bien y quizás hasta sea necesario que se refuercen más adelante en la temporada.

Con la adición de un segundo Comodín, hay más espacio para respirar. Y ahora, con estos sucesos dentro de la división, el Este no luce tan intimidante como parecía antes de que comenzara la temporada.

La baja de Longoria ha puesto a correr a los Rays para reemplazar su producción ofensiva. Longoria estaba bateando .329 con porcentaje de embasarse de .433, slugging de .561 y 19 remolcadas en 23 juegos antes de lesionarse la corva. Obviamente, reemplazarlo no es posible, pero los Rays esperan ahora que el recién firmado Hideki Matsui pueda restablecerse rápidamente y aportar poder en el lineup.

Los Yankees, con el dominicano Michael Pineda fuera por toda la campaña y la ausencia repentina del cerrador Rivera, están buscando la manera de estabilizar su pitcheo. Dependerán de un regreso positivo del veterano Andy Pettitte, quien pronto cumplirá los 40 años de edad. El club espera que el zurdo rescate a una rotación que se encuentra entre las peores de la liga en efectividad (5.85 y OPS en contra (.883). En el bullpen, David Robertson es la nueva esperanza del noveno inning, pero nadie "reemplazará" al gran Mariano Rivera.

Los Medias Rojas simple y llanamente están en caos después de comenzar la temporada con 4-10, tramo en el que se vieron claramente los desplomes del bullpen y la discordia en el clubhouse. Falta ver si el club tiene el pitcheo para respaldar a un lineup que aún luce muy peligroso.

El punto es que ninguna de las potencias del Este está en posición de arrasar con la competencia. El ambiente es tal que hasta los Orioles, a quienes no se les pronosticaba grandeza y ni siquiera mediocridad, se han mantenido a flote.

Todo esto ha creado algo de paridad en el Este de la L.A., algo que podría beneficiar a los Azulejos a medida que avance la campaña.