(AP)

NUEVA YORK - Pitcheo, defensa y tres carreras a base de jonrones. No es exactamente la fórmula de Earl Weaver (era pitcheo, defensa y el jonrón de tres carreras), pero éstos no son los Orioles de Earl Weaver (manager de Baltimore durante muchos años, desde finales de la década de los 60 hasta mediados de los 80). Sin embargo, la filosofía es bien parecida.

Los Orioles del 2012, bajo el mando de Buck Showalter, han hecho cosas grandes en lo que ha sido su mejor comienzo en siete años. Están contando con un buen pitcheo abridor, están bateando con poder y está protegiendo sus ventajas en los innings finales. Podría terminar todo eso pronto-su calendario está por ponérsele bien difícil-pero hasta ahora ha sido algo bien positivo para una franquicia que en una época era una de las mejores del béisbol.

"Siempre es divertido venir a un parque de Grandes Ligas", dijo el jardinero de los Orioles, Adam Jones. "Pero es aun mejor cuando vienes y hay un grupo de muchachos con la misma meta, la misma mentalidad."

Con una victoria por 7-1 sobre los Yankees el martes, Baltimore mejoró a 15-9, récord que lo coloca en el segundo lugar del difícil Este de la Liga Americana. Han permitido la menor cantidad de carreras en su división y la tercera menor cantidad en la Americana. Y si bien es cierto que está en el último lugar de su división en carreras anotadas, sólo los Rangers han anotado más entre los equipos fuera del Este de la L.A.

La victoria del martes fue un buen ejemplo de cómo vienen triunfando los Orioles. El abridor Brian Matusz no dominó, pero lanzó de manea eficaz hasta el séptimo episodio ante un peligroso lineup de los Yankees. Su ofensiva le dio una ventaja vía el batazo largo, con cuadrangulares de Chris Davis y J.J. Hardy. Al final, el impresionante bullpen de Baltimore sacó los últimos ocho outs.

Los Orioles también jugaron buena defensa, especialmente Jones, quien capturó todo batazo conectado en su dirección. Los Orioles no son un equipo paciente en el plato-lo demostraron el martes-y tampoco han enseñado suficiente profundidad en su lineup. Pero éste fue exactamente la clase de partido que nos dice que Baltimore podría ser mejor de lo que muchos esperaban para el 2012.

"Juegan defensa, tienen velocidad-son un equipo bien balanceado", dijo el primera base de los Yankees, Mark Teixeira, quien ha visto muchos equipos mediocres en Baltimore como oriundo del estado de Maryland. "La mayor interrogante ha sido el pitcheo, pero los lanzadores han dado la cara."

Específicamente, ha sido el pitcheo abridor que ha dado la cara. Los iniciadores de Baltimore tuvieron la peor efectividad y la menor cantidad de entradas lanzadas en Grandes Ligas el año pasado, y por mucho. El bullpen no fue mucho mejor. Ese año, los Orioles se encuentran en medio de los equipos en cuanto a efectividad e innings lanzados de los abridores se refieren.

Eso en sí tiene bastante valor, por supuesto. No puedes ganar si no puedes evitar que la oposición anote carreras. Pero un buen pitcheo abridor hace más que eso. Se le hace todo más fácil al bullpen. Baltimore encabeza las Grandes Ligas en efectividad de sus relevistas en lo que va del 2012, en parte porque cuenta con brazos de calidad y en parte porque el bullpen no lleva una carga tan pesada.

"Eso es lo que le permite a un club ser consistente, lo profundo que un abridor llega en un partido", dijo Showalter. "Si buscas ayuda del bullpen desde el cuarto, quinto, tercer innings todas las noches, todo el mundo va a tener problemas."

La interrogante es si todo esto continuará. La rotación no cuenta con grandes nombres, aunque Matusz y Jake Arrieta fueron prospectos cotizados hace un tiempo. Los Orioles no están entre los líderes en proporción de ponches de sus abridores, indicadores clave de un éxito en el futuro. Es probable que la rotación retroceda en su desarrollo en algún momento.

Si eso sucede, lo más probable es que suceda en las próximas semanas. Luego de medirse a varios equipos con ataques débiles en abril, a Baltimore le toca ahora los Yankees, Medias Rojas, Rangers, Rays y otra vez Yankees. Eso representa un trecho bastante difícil, y las expectativas deben ajustarse.

Sin embargo, la ofensiva podría mejorar en el transcurso de la temporada. Hasta ahora los más destacados han sido Jones, Matt Wieters y Davis, veteranos jóvenes que siempre tuvieron pedigrí de buenos bateadores-sobre todo Jones y Wieters.

Mientras tanto, otros han contribuido muy poco. Han estado por debajo Mark Reynolds y Hardy, pero éstos deben de mejorar con el tiempo.

Necesitarán hacerlo, por supuesto. La lógica nos dice que los Orioles no llegarán lejos este año. Sin embargo, ya vemos indicios de mejoría...algo es algo.