(Getty Images)

MILWAUKEE - Hay que decir lo siguiente de inmediato: Posiblemente hayas visto todo esto anteriormente.

Lo escribían en Nueva York, donde Carlos Gómez era un cotizado prospecto como jardinero. Lo escribían en Minnesota, a donde el dominicano había llegado en el cambio por el venezolano Johan Santana. Y lo hemos escrito en Milwaukee, donde el guardabosque ha enseñado algo de su gran potencial en las últimas dos temporadas.

Ahora, tenemos que volverlo a escribir: ¿Será éste el año en que Gómez llegará a brillar como todos esperaban?

De ser así, el quisqueyano podría ser el próximo Carlos Beltrán o Carlos González. Tiene cada una de las cinco herramientas: Buena velocidad en el bate. Buen poder. Buen guante en el jardín central. Buen brazo. Y mucha, mucha velocidad.

"No son muchos que tienen las cinco herramientas además de saber hacer rap en múltiples idiomas", dijo el jardinero izquierdo de los Cerveceros, Ryan Braun.

Olvídense por ahora del hobby de Gómez fuera del terreno. Tiene suficiente trabajo con el béisbol.

"En cuanto a las herramientas, es tan talentoso como cualquiera en Grandes Ligas", dijo Braun. "Su combinación de poder, velocidad y fuerza en el brazo lo ponen ahí mismo con cualquier otro en el juego. Y es joven todavía. Pero por el hecho de tener tantos años en Grandes Ligas, a la gente se le olvida lo joven que es.

"Ahora mismo luce en paz con todo lo que está haciendo", continuó el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en el 2011. "Está bajo control."

La idea de "mantenerse dentro de uno mismo" es uno de los dichos más sobre-usados en el béisbol, pero puede explicar lo que era la mentalidad inconsistente de Gómez en el plato en años anteriores. Por eso no es el titular del bosque central de los Cerveceros, sino que comparte el puesto con Nyjer Morgan.

Gómez tiene 26 años pero ya está en su sexta campaña de Grandes Ligas. Debutó con los Mets en el 2007, pero fue enviado de Nueva York a Minnesota (junto a Philip Humber, autor del juego perfecto del sábado pasado) por Santana.

Minnesota le dio la titularidad del jardín central a Gómez cuando el dominicano tenía apenas 22 años. Cuando llegó a hablar de las fallas mentales del joven, el manager de los Mellizos Ron Gardenhire dijo lo siguiente una vez: "Irrita a la gente...incluyéndome a mí a veces." Minnesota canjeó a Gómez a los Cerveceros en noviembre del 2009 por el torpedero J.J. Hardy, movimiento que le permitió a Milwaukee buscar más pitcheo con una mayor flexibilidad económica.

Gómez empezó el 2010 como el guardabosque central titular de los Cerveceros, pero perdió turnos debido a lesiones en un hombro y en la cabeza. Además, Lorenzo Cain empezaba a subir y destacarse como jardinero. Ese año Gómez bateó .247 y terminó con porcentaje de embasarse de menos de .300 por cuarta vez en igual número de temporadas en Grandes Ligas. En el 2011, se perdió un tiempo al fracturarse la clavícula. Pero para ese momento, el quisqueyano ya había comenzado a compartir el jardín central con Morgan, quien se medía a la mayoría de los lanzadores derechos.

Hay que darle crédito al gerente general de los Cerveceros, Doug Melvin, por traer a Morgan para que acompañara a Gómez. Y hay que reconocer al manager Ron Roenicke por convencer a ambos a que aceptaran la situación de compartir la posición.

Eso nos trae al 2012, año en que Gómez ha tenido un inicio bastante alentador.

Lleva de 35-13 (.371) en lo que va de la campaña, con seis extrabases y cinco bases robadas en seis intentos. En esa pequeña muestra, Gómez le está tirando a sólo el 29.4% de los pitcheos fuera de la zona de strike, cinco puntos menos que en sus primeras dos temporadas en Milwaukee, según FanGraphs.com. Está haciendo contacto en el 85.5% de sus swings, aproximadamente 10 puntos más que en los últimos dos años.

En otras palabras, está produciendo turnos de calidad con más consistencia. Ahora viene lo difícil: ¿Puede mantener eso durante una campaña entera?

"Tengo una mejor idea de lo que estoy haciendo y lo ves ahora mismo", dijo Gómez. "Estoy demostrando que no me estoy yendo con malos pitcheos. Me tienes que tirar un strike. Cuando le tiro a los strikes, soy un bateador peligroso."

Gómez relató que él y el nuevo coach de bateo de los Cerveceros, Johnny Narron, han desarrollado una manera eficaz de achicar su zona de strike. El dominicano simplemente visualiza un home plate más pequeño.

"Eso viene funcionando", comentó el dominicano. "Tengo más comando de la zona de strike. Sabes, siempre me divierto, pero es más divertido cuando te premian tu trabajo."

Cuando Gómez le hace swing a los strikes, es deleita con el bate. El oriundo de Santiago, R.D., quien anotó la carrera de la victoria en el décimo inning del Juego 5 de la Serie Divisional contra los Diamondbacks el año pasado, es el líder de los Cerveceros en cuanto a energía se refiere.

Pero a veces se pasa de entusiasta. En el noveno episodio del partido del miércoles, con dos outs y los Cerveceros abajo por dos carreras ante los Astros, Gómez se arriesgó al tratar de convertir un doble en un triple. Con Braun por batear y representando la potencial carrera del empate, lo menos indicado era ser el último out la tercera base.

Pero llegó quieto.

"Creo que es peligroso a veces cuando tienes esa clase de talento", dijo Braun. "Corre tan rápido como cualquier en el béisbol, entonces piensas, 'Dale a la bola por el suelo.' Pero también tiene un poder increíble, así que creo que a veces hay un conflicto entre, '¿Soy alguien de velocidad? y ¿Soy alguien de poder? ¿Soy ambas cosas?'"

Gómez fue las dos cosas el martes, cuando dio jonrón como bateador emergente y dio la vuelta entera por las bases en 16.46 segundos. No se dio cuenta de que su batazo había salido de cuadrangular hasta que llegó a la tercera base. Según el sitio web que documenta tales cosas, TaterTrotTracker.com, fue lo más rápido que un corredor había dado la vuelta entera luego de dar jonrón fuera del parque-y por más de un segundo entero.

El cerrador de los Cerveceros, Jon Axford, estaba calentando en el bullpen cuando escuchó el sonido del batazo. Axford estaba curioso y quería ver quién había dado el jonrón.

"Di la vuelta para mirar y ya estaba básicamente en el home", relató el relevista.

¿Será el verano del 2012 el momento de Gómez por fin establecerse? Braun señaló que son muchos los prospectos de calidad que llegan a su potencial apenas a sus 26 años.

Roenicke dijo la semana pasada que considera a Gómez más que un jugador a tiempo parcial, sugiriendo que el dominicano podría ser titular ante algunos lanzadores derechos, a pesar de que los otros dos jardineros centrales del equipo -Morgan y Norichika Aoki-son bateadores zurdos.

Hasta ahora, todos los juegos como de Gómez, menos uno, han sido contra abridores zurdos. Los Cerveceros veremos a un zurdo en San Luis el domingo, cuando se midan al mexicano Jaime García.

"Obviamente, estamos hablando de un talento fuera de serie", dijo Braun acerca de Gómez. "En algún momento, para todos, el juego se trata de aptitud. Tienes que llegar a entender muchas cosas. 'OK, esto funciona para mí, y aquello no.' Creo que él está empezando a darse cuenta de todo."