(Getty)

SAN LUIS -- En la familia Molina todo está parejo en cuanto a la posesión de anillos de campeón de la Serie Mundial.

Yadier Molina, el hermano menor de los tres receptores de Puerto Rico, aseguró el segundo de su carrera cuando los Cardenales de San Luis se consagraron campeones al vencer el viernes en siete juegos a los Rangers de Texas, sumándole al que ganó previamente en 2006.

Esta fue la sexta Serie Mundial de las últimas diez en la que uno de los hermanos, Yadier, Bengie y José, estuvo presente.

La conquista de San Luis permitió a Yadier quedar igualado con Bengie (campeón en 2002 con los Angelinos y en 2010 con los Gigantes tras ser transferido de San Francisco a Texas) y José (2002 con los Angelinos y 2009 con los Yanquis).

Fue el tercer año seguido en el que Molina festejó el campeonato de las Grandes Ligas.

¿Gen de campeones?

Para Yadier, no cabe duda: "Somos una familia de campeones, somos gente ganadora, respiramos béisbol".

Yadier completó una magnífica Serie Mundial al batear para .333 con nueve impulsadas. También brilló detrás del plato y sobresalió sacando dos veces en la inicial a Ian Kinsler, el primer bate de los Rangers, cuando éste se desprendió demasiado de la almohadilla.

Su año 2011 fue el mejor de su carrera con el bate al fijar marcas personales en promedio (.305), jonrones (14) y remolcadas (65).

Había bateado para .412 cuando ganó la Serie Mundial de 2006, un triunfo en cinco juegos sobre Detroit y luego de dar el jonrón decisivo en el séptimo juego de la serie de campeonato de la Liga Nacional.

"Este sentimiento siempre se disfruta", dijo Molina.